29 MARCHA DEL APAGÓN DEL TERROR

Imagen

Anuncios

6TA. JORNADA: VARGAS A EZEIZA

1er juicio en Jujuy por delitos de lesa humanidad

El acompañamiento ciudadano (representado en quienes se acercan individualmente o a través de organizaciones sociales y políticas).

El TOF resolvió trasladar a Ezeiza al acusado Antonio Vargas, ex Director del Penal de Gorriti en el año 76

La última audiencia de esta semana del primer juicio por delitos de lesa humanidad dejó sentado que existen diferencias entre los integrantes del Tribunal Oral Federal, si bien el jueves la discusión fue en la sala sobre la situación de salud del imputado Antonio Vargas, ayer volvió a repetirse una situación parecida, aunque resolvieron en privado.

El director del Hospital Raúl Chomnales y el jefe de Neumonología de ese hospital Dr. Jesús Chuquisaca comparecieron ante el Tribunal, la fiscalía, la querella y la defensa a dar explicaciones y detalles de la enfermedad que aqueja a Vargas, quien fue el Director del Servicio Penitenciario del Barrio Gorriti en el año 76 y está imputado por privación ilegítima de la libertad y tormentos en perjuicio de 56 víctimas durante el terrorismo de Estado.

La defensa del acusado nuevamente volvió a solicitar que a Vargas se lo aparte de las audiencias hasta que mejore su salud. También pidieron, por su estado de salud, trasladarlo a su lugar de origen, Córdoba, donde cumplía prisión domiciliaria.

El TOF resolvió, después de escuchar a los médicos y los planteos de la defensa y la querella, el traslado al Penal de Ezeiza para que sea atendido con estudios de alta complejidad y lo que su salud requiera, y continuar por teleconferencia las audiencias en las causas que se lo acusa. Para esto último la cuestión técnica estaría a cargo del Consejo de la Magistratura.

El doctor Casas, también mediante acta, manifestó que se pedirán informes sobre la evolución de la enfermedad del imputado Antonio Vargas. También se enviara un oficio al ministerio d Salud de la provincia, para que realice los trámites para el traslado con el avión sanitario hasta Buenos Aires.

Cabe recordar que, desde que se inició este juicio, la salud de Vargas fue protagonista del día, es más: los dos imputados Vargas y Eduardo Bulgheroni, a una semana del juicio no iban a estar en el sillón de los acusados. La Unidad Fiscal Federal envió peritos de la Corte para evaluar la salud de los imputados. Es decir que la defensa de los imputados apuestan a estrategias dilatorias en este proceso judicial.

La explicación del Dr. Chuquisaca en la sala de audiencia fue paradójica, en su extensa exposición médica sobre Vargas, dijo que “está en condiciones de dar el alta”, pero continuando con el tratamiento de antibióticos. También sugirió que se lo traslade a Córdoba, a su domicilio, para que sea atendido y que reciba “el afecto de la familia” para evitar un cuadro de “stress”.

El diagnóstico de Vargas es EPOC  (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica), debido a sus antecedentes de tabaquismo, esta seria la patología de base, también padece cáncer de próstata. Ingresó al hospital el 11 de julio descompensado, con irritación. La patología también lo confirman los certificados que recibió el TOF, sobre Vargas, evoluciona.

Además sufre de una neumonía, y Chuquisaca agregó que quizás esa infección la tuvo por el traslado de Córdoba a Jujuy. También dijo que se sugiere que el paciente en cuestión no permanezca en el hospital público ya que al estar en una sala de enfermedades infecciosas corría el riesgo de contagiarse de otras. Agregó que para evolucionar favorablemente debería estar “aislado”, y someterse a estudios de alta complejidad que en la provincia no se realizan.

El paciente también sufriría de “hipoxemia”, es decir que su capacidad para ventilar es baja y que debe estar permanentemente con oxigeno. Ante la consulta del Dr. Almaraz sobre si puede “entender lo que hable en audiencia” el médico dijo que si; pero que no veía prudente su presencia, y además, porque si bien esta compensado, otras situaciones externas pueden provocarle stress. Hasta sugirió “rezar” por la salud del imputado.

El Dr. Chomnales solo afirmo que la internación hospitalaria en el nosocomio lo expondría a posibles infecciones intra-hospitalarias.

Sin aportes

Todos los testigos que presentó hoy la defensa de Braga, declararon a través de teleconferencia desde el Consejo de la Magistratura y desde el Tribunal Oral de Salta.

El primero de ellos fue Gregorio García Coni, quien habría sido compañero del imputado Braga, en el Colegio Militar, y en 1976 fue destinado a Jujuy al GAM 5. Relató que Braga era oficial de inteligencia de esa unidad, llevaba las “claves” que enviaba el Estado Mayor y descifraba los datos. También resalto que estudiaba reglamentos y era muy intelectual. En otra parte de su relato dijo que “el GAM 5 en el 75 durante el Operativo Independencia mandaba gente a Tucumán a combatir”. Además, explicó que esta unidad pertenecía a la Brigada 5 de Tucumán.

Sobre el área 323, el ex militar dijo “no conocer”, solo comando y unidades, desconociendo la división de regiones y áreas en el marco histórico que se investiga la detención-desaparición de personas. Dijo que no conoció al jefe del área 323, que era el Coronel Carlos Bulacios.

Sobre el “combate” durante el operativo Independencia dijo que “la subversión era el personal en el Monte: armados, uniformados del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) y Montoneros”.

Otro testigo, desde Salta, Francisco Martínez, fue superior de Braga en la Unidad 141, en Córdoba. A fines del 75 Braga dejó esa unidad y recordó que el ex teniente pasó por Córdoba en agosto de 1976, donde habría realizado una reunión en el casino por el cumpleaños de Braga, allí se habría quedado dos días.Después dijo que volvió a verlo a Braga en Azul entre el 81/83 en una fiesta de Artillería.

El último fue Roberto Bogone, desde el Consejo de la Magistratura, quien dijo se desempeñaba en el GAM 5 como oficial de personal. Relató su actividad y confección de fichas individuales con datos de cada militar sobre licencias, disciplinas, orden, servicios de armas. Sobre Braga dijo que integraba la “plana mayor”. También comentó que Braga tuvo una discusión con Bussi y solicitó su pase.

Por: Mariana Mamaní y Georgina Torino

para el EQUIPO DE COMUNICACIÓN Y APOYO DE LOS JUICIOS POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD

5TA. JORNADA DEL JUICIO

Testigos propuestos por la defensa de Braga “recordaron” por teleconferencia

En la quinta jornada del primer juicio donde se investigan delitos cometidos durante la dictadura en Jujuy, brindaron declaración testigos propuestos por la defensa del ex Tte. Mariano Rafael Braga, imputado en la causa del secuestro y desaparición de Julio Rolando Alvarez García.

Los testigos comparecieron desde el Consejo de la Magistratura, ubicado en Capital Federal, a través del sistema de teleconferencias. En sala desde donde se transmitía esta instancia, se encontraban presentes Verónica Rodríguez Artola, Secretaria ad hoc designada por el Consejo de la Magistratura, el Dr. Pablo Vassel, Director de la Unidad de Derechos Humanos de ese organismo; el titular de la Unidad Fiscal de seguimiento de las causas por delitos de lesa humanidad, Jorge Auat; el Subsecretario de Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Juan Martín Mena, un funcionario de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Javier López Calderón y Javier Carbajo de la Cámara de Casación Penal.

Cabe señalar que el Tribunal Oral Federal que tiene a su cargo este proceso está integrado por los jueces René Vicente Casas (Presidente), Marcelo Juárez Almaráz, Daniel Morín y Fátima Ruiz López. Además intervienen el Fiscal del TOF, Francisco Snopek y el Fiscal ad hoc, Pablo Pelazzo. La querella en el día de ayer estuvo representada por los abogados, Ariel Ruarte, Martín Patiño y Juan Sivila, mientras que los defensores presentes fueron los Dres. Matías Gutiérrez Perea, Ricardo Vitellini y Carlos Schaeffer.

PLANTEOS DE LA DEFENSA A PROPÓSITO DE LA SALUD DE VARGAS Y BULGHERONI

En la primera parte de la audiencia, Ricardo Vitellini quien asumió la defensa de José Eduardo Bulgheroni, imputado en las causas Aragón y otros y Bazán y otros, solicitó que su defendido fuera sometido a un estudio psiquiátrico porque no estaría en condiciones de presenciar las audiencias y solicitó que sea restituido a la Unidad Penal de Chaco donde estaba detenido, antes de su traslado a Jujuy. Además, independientemente de esto, solicitó al TOF que se le permitiera a Bulgheroni ausentarse de las audiencias donde no se ventilen hechos referidos a las causas donde está imputado.

Por su parte, Matías Gutiérrez Perea, defensor de Antonio Orlando Vargas, imputado en las causas Bazán y otros y Aredez y otros, dio a conocer un certificado médico donde se informó un agravamiento del estado de salud de Vargas, internado en el Hospital San Roque. El defensor, requirió que Vargas sea restituido al lugar donde cumplía arresto domiciliario en Córdoba o que en su defecto sea apartado de la causa.

Al evaluar el planteo respecto de Vargas, el Tribunal Oral Federal –con los votos de Casas y Juárez Almaraz- resolvió que se tomen todos los recaudos necesarios para garantizar la salud y la vida de Vargas y que de ser necesario sea trasladado a la Unidad de Terapia Intermedia, o a la Unidad de Terapia Intensiva o a un centro médico privado. Con respecto a Bulgheroni, con el voto de ambos jueces, el TOF resolvió que sea dispensado de las audiencias hasta que se debatan hechos vinculados a las causas en las que está imputado.

El tercer miembro del TOF, Daniel Morín votó en disidencia. A los efectos de atender los intereses en juego, tanto la salud del imputado Antonio Vargas como la necesidad de que continúe el juicio,. Morín votó por la realización de un nuevo informe médico forense para que evalúe si está en condiciones de ser traslado a la Unidad de Ezeiza que cuenta con Terapia Intensiva y con el sistema de teleconferencia que permitiría satisfacer la defensa técnica. Con respecto a Bulgheroni, Morín recordó el último examen psiquiátrico que señalaba que el imputado está en capacidad para comprender el alcance del proceso judicial y que registraba una tendencia a la “sobresimulación con despliegue de cargado de histrionismo” (sobreactuación).

En tal sentido, Morín consideró que no existía razón para que Bulgheroni no pueda estar en el debate y coincidió con sus pares que podía regresar al Penal hasta que comience las causas en las que se lo imputa.

Sobre el final del debate, el TOF resolvió que se le brinde asistencia psiquiátrica a Bulgheroni durante las audiencias donde se ventilarán los hechos por los cuales está siendo juzgado.y e conoció que el Ministerio de Salud de la Provincia ya dispuso tal asistencia.

LOS” RECUERDOS” DEL CUMPLEAÑOS DE BRAGA

Uno de los argumentos de la defensa de Braga para desvincularlo al imputado del secuestro de Alvarez García, es que no estuvo en Jujuy el día del secuestro, el 21 de agosto de 1976, ya que ese día festejço su cumpleaños en Buenos Aires. Por ello, los testigos de la defensa se orientaron hacia ese supuesto.

El primer testigo, José Barbieri, un vecino del ex Tte. Braga en Capital Federal, al ser consultado sobre la fecha de cumpleaños de Braga dijo: “creo que era el 20 de agosto” y agregó no recordar haber participado de algún cumpleaños, de manera que no pudo aportar datos significativos.

Posteriormente testimonió Lina Columber, amiga de la hermana de Braga. Dijo haber participado de una fiesta en la casa de los padres de Braga, el 20 de o 21 de agosto de 1976, cuando se celebraron los cumpleaños de la hermana del imputado y del propio Braga.

Dijo recordar “claramente” lo ocurrido en 1976 porque ese año le entregaron su título de abogada. Y que si recordaba lo sucedido en torno a la fiesta era porque su amiga cumplía años el 11 de julio, y ese día cuando la llamó para saludarla esta le dijo que festejarían un mes después cuando tomara licencia su hermano que cumplía también años por esa época. Aunque más adelante, la testigo dijo haber corroborado ese dato en conversación reciente con su amiga, Margarita Braga y que entonces se enteró que Mariano Braga, el imputado, cumplía años el 20 de agosto.

Columber, dijo haber conocido entonces a Braga a quien observó “una cicatriz o un quemado cerca de la boca”. Era una persona “corta de palabra que no hablaba casi nada” y agregó que le dio la impresión “que tenía el pelo pintado de castaño rojizo”.

Dijo también Columber haber leído días previos a su testimonial, documentación provista por la hermana de Braga. Concretamente dijo haber leído la acusación fiscal de la causa y el auto de procesamiento, lo cual fue observado por la querella ya que al conocer de antemano esa información, el testimonio carecería de espontaneidad.

La testigo además expresó que vió a Braga un par de veces más. Una de ellas dijo en los años “2008 o 2009. Estaba solo y caminaba rapidito” Cabe señalar que a Braga en agosto de 2009 se le concedió la prisión domiciliaria.

El tercer testigo fue Gustavo Enrique Deambrosi, quien dijo haber sido compañero de Braga en el Colegio Militar y en el primer destino: el Grupo de Artillería 141 de Córdoba, entre 1973 y diciembre de 1975, cuando Braga es destinado al GAM 5 de Jujuy. Recordó que el imputado tenía una renguera, producto de un accidente con un unimog (vehículo del ejército) y que le impedía desfilar.

Afirmó el testigo que fue visitado en su casa de Junín por Braga el mismo día del cumpleaños del imputado, el 20 de agosto de 1976. El motivo, dijo, fue invitarlo a una fiesta que se haría el día siguiente y de la cual no participó por un problema de salud de su hija. El testigo dijo haber estado ese día de franco, ante lo cual el Fiscal Snopek le preguntó si podía acompañar su legajo para corroborar ese dato. Deambrosi respondió que podía hacerlo “si aparece”.

El testigo además fue interrogado por la Fiscalía ad hoc respecto a cómo recordaba la fecha del cumpleaños. Deambrosi respondió que “de esa época me acuerdo todo”, aunque más adelante –y ante una consulta de la Dra. Ruiz López- dijo no poder recordar qué hicieron en el cuartel en el año 1975 para el cumpleaños de Braga.

Deambrosi durante su testimonio afirmó que estuvo hace pocos meses con Braga en su domicilio.

En cuarto lugar, también vía teleconferencia, presentó su testimonio Osvaldo Martorano, abogado, otro amigo de la hermana del imputado, quien no pudo dar precisiones de diferentes situaciones por las que fue consultado, pero lo que si recordaba bien era la fecha de cumpleaños de Braga y que él había estado allí, también dijo que sabía que Braga era militar y que había tenido un accidente en una pierna estando en un destacamento militar de Córdoba luego del cual caminaba con dificultad. Y a continuación expresó: “tenía una marca debajo de la pera, como a un costado casi invisible”. Dijo haber estado en la referida fiesta de cumpleaños pero no recordaba si estaba allí Lina Columber, la anterior testigo.

PERITOS MÉDICOS

Luego brindaron testimonio dos médicos. El primero de ellos, Dr Luis Mario Ginezin, brindó información técnica acerca de la cicatriz que tiene Braga en su rostro, que en realidad son dos, una en la mejilla izquierda y otra cerca del cuello en el lado izquierdo, manifestó que “la percepción de una cicatriz es subjetiva” y que luego de 30 años esa cicatriz podría haber mejorado.

Por su parte, la Dra Noemí Girardi habló sobre la fractura de tobillo de Braga -producto de un incidente de 1973- y al ser consultada en que periodo se producía la recuperación de una lesión de ese tipo, explicó que alrededor de 6 meses. También, afirmó “dos años es un tiempo muy prolongado” para un proceso de esta naturaleza.

El último testigo que brindó su testimonio en esta quinta auiencia fue Egidio Burgos, que en el año 76 era agente en la Comisaría 5º del Barrio Ciudad de Nieva. Expresó haber visto a Pampero Alvarez García, la víctima, en esa comisaría pero no pudo precisar la fecha exacta solo recordó el mes de agosto. Sus respuestas fueron un tanto evasivas y contradictorias respecto de declaraciones que efectuara años anteriores y que fueron leídas durante el debate. En otro tramo de su testimonio contó que en 1977 fue trasladado al Servicio Penitenciario del Barrio Gorriti y aseguró que allí solo cumplían funciones el personal de ese establecimiento, no de otra fuerza de seguridad, como había declarado Antonio Vargas en su momento.

En la jornada de este viernes, 20 de julio, continuarán los testimonios ofrecidos por la defensa a partir de las 9 hs. La semana próxima comenzará a desarrollarse la causa Bazán.

 Producción:  María Inés Zigarán y Georgina Torino

para el EQUIPO DE COMUNICACIÓN DE APOYO A LOS JUICIOS POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD

Causa Alvarez García: más aportes

Testigos aportaron más datos sobre el secuestro de “Pampero” y señalaron al “hombre de la cicatriz”

En la cuarta audiencia del juicio donde se investiga el secuestro, la detención y posterior desaparición del dirigente de la JUP, Julio Rolando Alvarez García se escucharon testimonios que reconstruyeron el episodio y fortalecieron la postura de la querella que señala al ex Tte. Mariano Rafael Braga como responsable del operativo represivo llevado a cabo el 21 de agosto de 1976.

En la primera parte del debate testimoniaron dos hermanos de la víctima, Guillermo y Normando Alvarez García y dos amigo de la familia, Miguel Angel Maidana y Jorge Zalazar, quienes presenciaron el momento en que se ejecutaba el operativo de secuestro. Estos testigos aportaron abundantes detalles y coincidieron en señalar al “hombre de la cicatriz”, como uno de los partícipes de la detención de Pampero.

Posteriormente, brindaron testimonio dos testigos de la querella, Joaquin Salas, quien fuera Jefe de la Comisaría de ciudad de Nieva y Luis Almeyda quien se desempeñó como director de Personal del Ejército.

“UNA LUCHA INTERIOR” ENTRE EL OLVIDO Y LA MEMORIA

Guillermo Alvarez García, hermano de Pampero inició su testimonio señalando que desde el secuestro se había debatido entre el olvido y el recuerdo. “Fue una lucha interior” describió, “por una parte quería olvidar todo y olvidar sobre todo el martirio al que imaginaba había sido sometido mi hermano. Pero, por otra parte, quería recordarlo todo para que un día como hoy los responsables pudieran ser castigados”. En el marco de esa tensión “hay cosas que he olvidado, otras que recuerdo como flashes de ese momento traumático, otras que fueron volviendo a la memoria no sé por qué extraño mecanismo”.

Recordó el día del secuestro del hermano, cuando una patota vestida de civil irrumpió en la casa familiar de Ciudad de Nieva donde celebraban un cumpleaños. “Era un día de viento norte” dijo y señaló que una vez detenido, su hermano fue ingresado a un vehículo, uno de los varios que estaban apostados en la zona. Los siguió y vió que algunos se perdían en el Regimiento 20.

Señaló que su padre intentó hacer inmediatamente una denuncia en la Comisaria 5ta de Ciudad de Nieva, pero se lo impidieron porque no podía decir quién había detenido a su hijo.

Cuando volvió a su casa, después de haber visto los autos que entraban al RIM 20, el testigo recordó que sus padres -por los rasgos físicos- ya sabían que había sido Braga, por un pariente lo había identificado. Poco después, relató, el abogado Próspero Nieva presenta un habeas corpus por Pampero.

Al tiempo conocieron que su hermano había sido detenido por el Ejército, por instrucciones emanadas desde Tucumán.

Puso de relieve el testigo que su familia y los amigos, siempre recordaron a “un hombre con una cicatriz en la cara” y señaló que su madre “siempre estuvo convencida que fue Braga”.

Dio detalles del sufrimiento y del largo peregrinar de su madre por el Regimiento 20, donde fue sometida a maltratos y largas esperas, y donde además escuchó también el nombre de Braga. Pero además tuvo que soportar “la perorata” de los militares que hablaban de “canallas subversivos” y calificativos de ese tipo

“ERA BRAGA QUE ANDABA SECUESTRANDO”

El segundo testigo, Normando Alvarez García, también hermano de Pampero, se refirió a las circunstancias del secuestro de Pampero, el 21 de agosto de 1976. Precisó que los efectivos de civil que ingresaron al domicilio pusieron un revolver en la cabeza a su padre y llevaron a Pampero a una habitación del fondo de la casa donde fue esposado por la espalda.

Recordó que su padre, en la desesperación se comunicó con su tío Ulises Orellana, quien por la descripción que hizo su padre y por la cicatriz en la cara le dijo que ese era “Braga que andaba secuestrando”.

Destacó Alvarez García que su padre, una vez que tuvo los datos de Braga, volvió a la Comisaría para efectuar la denuncia y que al día siguiente de ese episodio Orellana fue detenido. “Se salvó por un oficial de la federal, santiagueño que lo conocía” dijo e interpretó que esa detención fue en represalia por haber aportado los datos de Braga.

UN ASCENSO FRUSTRADO

Tras el retorno de la democracia, en 1998 o 1999, Alvarez García tuvo conocimiento de que el pliego de Braga estaba en consideración del Senado para su ascenso militar. “Yo era diputado nacional, hablé con Leopoldo Moreau y le dije que Baga había participado del secuestro de mi hermano.El ascenso fue impugnado y quedó en stand by” relató.

Mencionó un encuentro posterior con el Dr. Raúl Alfonsín, a quien el General Martín Balza había solicitado que intermediaria por Braga ante la impugnación de su pliego, ya que había sido uno de los pocos militares que lo había acompañado en la “famosa autocrítica”.

“Yo le conté todo a Alfonsín y él me dijo: “no hay nadas más que hablar. Hacé todo lo que tengas que hacer”.

“TODOS ERAN MENOS EL”

Normando Alvarez García se refirió también a encuentros que tuvo con Braga, en el estudio de un abogado de apellido Costa, quien intermedió para concretar esas reuniones, por insistencia del propio Braga.

Recordó el testigo que Braga dijo entonces que no había tenido nada que ver con el suecuestro. “Yo le dije que lo único que quería era saber qué hicieron con mi hermano y donde estaba, a donde estaba su cuerpo. Mi madre siempre lloraba porque quería saber, para poder ponerle flores” afirmó.

Señaló que tuvo tres encuentros con Braga y que el imputado siempre negó su participación y en cambio incriminó a Jones Tamayo, como la persona que había conducido el operativo y que por entonces era jefe de seguridad de Aeropuertos 2000. “Todos eran (responsbales) menos él”.

Alvarez García recordó a Braga como un hombre con mucha información “era un agente de inteligencia” e infirió que “en el proceso, no se dedicaba al escritorio” como siempre quiso hacer creer.

“No es creíble, el no era un oficial de escritorio, era un hombre importante” fue categórico Alvarez García y agregó que por eso tuvo el apoyo de Balza y de otros militares como el Cnel .Bulacios o Domingo Bussi, quienes trataron de desvincular a Braga de este caso.

“Eran conversaciones donde él buscaba una cosa y yo buscaba otra. El lo único que quería era que lo ayudaran a ascender, yo quería información”, dijo Alvarez Garcia.

“Me llama la atención que siendo él uno de los de la autocrítica, en ninguno encuentro se mostró arrepentido, ni hizo alguna autocrítica. Lo único que quería -enfatizó Alvarez García- era que diga que él no había sido para que pudiera ascender”.

En el último encuentro que mantuvo con Braga, relató, “le dije que no lo odiaba, porque el odio estanca y tenemos que seguir viviendo y que lo único que quería era la verdad y ahora la justicia”, agregó el testigo.

Al igual que su hermano, Normando recordó que sus padres estaban seguros que Braga había sido el hombre que comandó el secuestro de su hermano. Y acotó que la detención de su tío Ulises Orellana que es quien señala a Braga, lo confirma.

“UNA HERIDA ABIERTA QUE NO CIERRA”

Finalmente Alvarez García, se refirió al contexto familiar, de fuerte tradición católica. “Fuimos criados, no para aferrarnos a lo material, sino para ser idealistas y solidarios”, dijo y puso de relieve que la desaparición de Pampero es “una herida abierta que no cierra”.

“Lo bueno es que se va a hacer justicia, no venganza” agregó y manifestó –refiriéndose al juicio y al trauma que importa el recuerdo- “esto tiene que servir para que sea un “nunca más para nadie”. Pido solamente justicia, por esa manera animal, (la desaparición) eso no se hace”.

Miguel Maidana: “UN HOMBRE CON UNA CICATRIZ O UNA MANCHA QUE APUNTABA A PAMPERO A LA ALTURA DEL ESTOMAGO”

Miguel Angel Maidana, el tercer testigo de la jornada, recordó que el mediodía del 21 de agosto de 1976, cuando llegó a la casa de la familia Alvarez García, un hombre alto de traje le impidió el ingreso y ante su insistencia, abrió su saco y le mostró un arma. “Me quedé en la plaza donde me encontré con otro amigo Jorge Salazar que estaba viendo lo que sucedía. Se abrió la puerta y salió Pampero esposado”.

Vió la escena de la salida de Pampero apresado y conducido por dos personas, a una distancia no mayor de 10 metros. Detalló que una de las personas que llevaba a Pampero, que estaba sobre el lado izquierdo, tenía una cicatriz o una mancha en la cara y le apuntaba a Pampero con una pistola a la altura del estómago. Ese hombre, “alto, de 170 o 1,75mt, de estado atlético, joven entre 26 y 27 años, de pelo corto”, era quien después Ulises Orellana, ayudaría a identificar como Braga.

 OTRO TESTIGO QUE HABLÓ DE LA CICATRIZ

El cuarto testigo de la jornada del miércoles, Eduardo J Zalazar, validó los dichos por otros anteriores y en algunos tramos con mayores detalles. Por ejemplo , dijo que alcanzó a divisar una “renoleta” con chapa patente “E” (Entre Rios) de donde bajaron 3 hombres, que después de charlar cruzaron por los jardines hacia la vivienda de la calle Libertad . Logró visualizarlos y distinguir la “cicatriz en la cara del lado izquierdo” a uno de ellos. En una ocasión vio a una de esas personas, apenas el hombre se dio cuenta que lo estaba mirando, salió corriendo.

LA DEFENSA TAMBIÓN PRESENTÓ SUS TESTIGOS

El primer testigo propuesto por la defensa de Braga, Joaquín Salas, manifestó no entender por qué lo citaron. En 1.976 se había desempeñado como Jefe de la Comisaria 5ta, correspondiente al Barrio Ciudad de Nieva.

Aseguró haberse enterado del secuestro de Pampero Alvarez García por comentarios, dijo que no recibió denuncia de la familia y se encargó de aclarar que él se encargaba de los “delitos comunes”, en tanto que otros policías, en contacto con el Ejército, hacían inteligencia.

Dijo que recibió órdenes superiores para que no hiciera nada, ni siquiera de oficio, frente al hecho del secuestro. Detalló también las ocupaciones de lo que denominó “el otro grupo de policía”. “Si hay un secuestro seguro que es el Ejercito” contó que le manifestó el Jefe Regional Silvera.

El último testigo de la jornada fue el Coronel Luis Maria Almeyda, Director de Personal del Ejército, especialista en Personal y Legajos. La defensa explicó que lo requería a fin de corroborar la autenticidad de la calificación anual en el Legajo de Mariano Braga, cuyo original obra en depósito del Tribunal de Jujuy desde hace mucho tiempo.

Determinó que un Oficial de Inteligencia de Batería Comando ( tal la especialización del imputado Braga), debe tener información del oponente (enemigo), condiciones del terreno, condiciones meteorológicas, etc. Mencionó que respecto a las licencias y algunos otros datos podían o no figurar en el Legajo, que ignoraba cuál era el mecanismo de control del mismo.

Entre los datos que brindó del Legajo, es la pertenencia de Braga al Batallon 601.

Sobre el final, de la jornada, el Tribunal Oral Federal –haciendo lugar a un pedido de la defensa del imputado Orlando Vargas- resolvió que sea evaluado en sus condiciones físicas para autorizar el traslado desde el Hospital San Roque hacia un centro médico privado.

El juicio continuará este jueves, a partir de las 9:00. En la Audiencia se prevé la comparencia de siete testigos.

Producción: María Inés Zigarán y Silvia Martínez

para el EQUIPO DE COMUNICACIÓN DE APOYO A LOS JUICIOS POR DELITOS DE LESA HUMANIDAD EN JUJUY

4TA. JORNADA DE AUDIENCIAS

CON NUEVOS TESTIMONIOS DE LA CAUSA ALVAREZ GARCIA, SE REANUDAN LAS AUDIENCIAS DE L PRIMER JUICIO  POR LOS CRIMENES DE LA DICTADURA EN JUJUY

Este miércoles, 18 de julio, a las 9:00, en la sala de la Secretaría Electoral Federal, ubicada en la intersección de Ramírez de Velazco y San Martín, se reanudarán las audiencias correspondientes al primer juicio oral y público por los delitos de lesa humanidad cometidos durante la dictadura cívico militar en Jujuy. En esta primera parte del proceso, el Tribunal ha citado a los testigos correspondientes a la causa Alvarez García.

El Tribunal Oral Federal que preside el Dr. René Vicente Casas y se integra además con los Dres. Marcelo Juárez Almaráz, Daniel Morín y la Dra. Fátima Ruiz López como suplente, tiene a su cargo el proceso donde se ventilan cuatro causas más, además de la de Alvarez García. En efecto, se investiga también lo sucedido con otras 42 víctimas que corresponden a los grupos Luis Aredez y otros (subgrupo Ledesma), Galeán y otros (subgrupo Tumbaya), Aragón y otros (subgrupo Servicio Penitenciario) y Avelino Bazán y otros (Grupo Mina El Aguilar).

Cabe resaltar que el TOF ha habilitado la feria judicial para continuar con el debate oral y público y agilizar el proceso, dada la mora que registra la jurisdicción en la sustanciación de estos procesos.

Las audiencias se realizarán hoy, mañana y pasado, a partir de las 9:00 y volverán a retomarse los días 25, 26 y 27 de julio. La primera semana de agosto se interrumpirá el proceso y recién se reactivará la segunda semana de ese mes, con audiencias los días jueves y viernes.

Las audiencias son orales y públicas, esto significa que la participación está abierta a la comunidad en su conjunto –con excepción de menores de 18 años- La restricción en la participación está dada por la capacidad física de la sala que cuenten con lugar para 60 personas. A quienes quieran participar, previo al ingreso a la sala, se le requerirá su documento de identidad o cédula de la Policía Federal Argentina. . El ingreso se permitirá hasta colmar la capacidad de lugares disponibles, aunque siempre tendrán prioridad los familiares directos tanto de las víctimas como de los imputados conforme al cupo que se otorgó (27 lugares para familiares de víctimas, 10 lugares para familiares de imputados, 20 lugares para organismos de derechos humanos, 3 lugares para periodistas que se hayan acreditado).

LA CAUSA “PAMPERO” ALVAREZ GARCIA

Julio Alvarez García, cantando entre amigos

Cabe señalar que en la causa Julio Rolando Alvarez García está imputado el ex Tte. Mariano Rafael Braga, acusado de ser el ejecutor del operativo de secuestro de Alvarez García, ocurrido el 21 de agosto de 1976, en el domicilio familiar del barrio Ciudad de Nieva de esta Capital.

Julio Rolando Alvarez García era estudiante de la carrera de Derecho en la Universidad Nacional de Tucumán. Fue delegado del comedor universitario y también trabajó en la imprenta de la Facultad de Derecho.

Inés Peña, esposa de la víctima y Presidenta de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos de Jujuy, recordó que Pampero “años antes del golpe cívico militar tuvo activa participación en el Tucumanazo y desde ese lugar comenzó su militancia política. Años después, alrededor de 1975 se incorporó a la JUP- Juventud Universitaria Peronista- como responsable de los trabajos de base de esa agrupación durante los años 75 y 76”.

Alvarez García, además “tuvo activa participación en la residencia jujeña en Tucumán siendo uno de los principales referentes de las luchas y reivindicaciones de los compañeros jujeños que estudiaban en esa provincia a la que llegó a fines del año 1970”.

En ese clima de profunda politización de vastos sectores de la sociedad y el avance de las luchas obreras estudiantiles Pampero profundizó su compromiso con la lucha uniéndose a Montoneros. Participó en la campaña para el regreso del general Perón y fue testigo de la Masacre de Ezeiza.

Julio Alvarez García fue secuestrado por primera vez en febrero de 1976 en El Colmenar, Tucumán. 35 días después fue liberado en la ruta hacia Catamarca. Pampero habría estado alojado en la Brigada de Investigaciones, luego en el Cuerpo de Bomberos y transitoriamente en un sector del Departamento de Educación Física de Tucumán, en la calle Benjamín Araoz al 800.

Posteriormente, retornó a Jujuy para trabajar en la docencia en la zona de Libertador General San Martín. El sábado 21 de agosto de 1976, en la casa de la familia Alvarez García en la capital jujeña, fue secuestrado en el marco de un operativo conducido por el ex teniente Rafael Mariano Braga

“Sus ojos, su mirada pedían auxilio. Se aferraba a la vida. Quería vivir como cualquier ser humano. Tenia proyectos: personales, políticos de país. Estaba lleno de vida…de esperanzas en poder cambiar el estado de cosas que vivíamos en la década del 70. Era un hombre comprometido con su tiempo, con convicciones e ideas como cualquier joven de su edad. Tenía solo 25 años cuando Braga, lo hizo desaparecer” afirmó Inés Peña, quien brindó su testimonio en la audiencia que se concretó el sábado último.

“Creí que después de trámites regresaría a su hogar como sucedió después de su primer secuestro. Desaparecido, esa palabra-no aceptada, deshumanizada se incorporó definitivamente a mi vida y a la de mis hijas”.

 Producción: María Inés Zigarán para el

EQUIPO DE COMUNICACION DE APOYO A LOS JUICIOS

Palabras para este tiempo en Jujuy

En el siguiente link de este sitio, podés encontrar palabras desde el arte y la reflexión crítica sobre la dictadura, sobre sus continuidades, y sobre la lucha por la memoria y la justicia en Jujuy:

https://eldiariodelosjuicios.wordpress.com/palabras-de-todxs/

“No se trata solamente del pasado, sino también del futuro”
-FOTOGRAFÍA: HERNÁN PAGANINI-

 

Domingo y lunes: últimos días del ciclo de cine

Minientrada

El ciclo de cine “Aquí nadie se olvida. Voces y memoria del Norte argentino”   propone para hoy domingo, con entrada gratuita, la proyección de:

DIABLO, FAMILIA Y PROPIEDAD (90´), de FERNANDO KRICHMAN. Documental de denuncia sobre la lucha de clases, las injusticias sociales y la represión en los ingenios Ledesma y Tabacal del norte argentino, en la que desaparecieron varios dirigentes sindicales durante la última dictadura.

QUEBRACHO – (65¨), de RICARDO WULICHSZER. Ambientada en la segunda mitad de la década del ‘10 , trata el problema de los hacheros del quebracho, explotados sin restricciones por los empresarios ingleses quienes gracias al amparo de los gobiernos y la ayuda represiva, conseguían someter a los trabajadores a condiciones de vida cercanas a la esclavitud.

Para mañana, día de cierre del ciclo la propuesta es:

SOL DE NOCHE (77´),de EDUARDO ALIVERTI, PABLO MILSTEIN, y NORBARTO LUDIN. Documental centrado en la figura de Olga Aredez, una madre que en la provincia argentina de Jujuy, cada jueves, sola, ronda la plaza del pueblo de Libertador General San Martín, como forma de lucha y recuerdo por uno de los hechos más bestiales y significativos de la dictadura militar: la llamada “noche del apagón”.

YAIPOTA ÑENDE INGUI (74´) , de LORENA RIPOSATI. Documental que relata la lucha de la comunidad guaraní “El Tabacal” por la recuperación de sus tierras ancestrales.

Las proyecciones comienzan a las 19hs. en el Salón Vicente Cosentini del Banco Credicoop de Jujuy sito en Balcarce 243 de la ciudad de San Salvador de Jujuy.