Imputados

El aparato represor instaurado por la dictadura para controlar el territorio de Jujuy, dependía del Tercer Cuerpo de Ejército que tenía jurisdicción –además de Jujuy- en las provincias de Córdoba, San Luis, Mendoza, San Juan, La Rioja, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán y Salta. Estas provincias constituían la denominada “Zona III”, que respondía directamente al Jefe del Comando del III Cuerpo del Ejército, cuya sede principal se ubicaba en la Provincia de Córdoba.

De ese marco que sirvió a la estructura de la represión en Jujuy es que se desprenden los siguientes imputados para el juicio que inicia el 12 de julio:

LUCIANO BENJAMÍN MENÉNDEZJefe del III Cuerpo del Ejército 

El General Luciano Benjamín Menéndez fue designado Jefe del III Cuerpo del Ejército y en tal carácter operaba como máximo responsable de la cadena de mandos del arma.

Su función concreta englobaba el llevar a cabo la represión organizada del Estado dirigida desde la óptica e ideología de quienes la conducían, cada cual en su estamento, para el éxito del Proceso de Reorganización Nacional, o también denominado “operativo limpieza” tal como perversamente se denominó la represión ilegal llevada a cabo por la dictadura militar.

Luciano Benjamín Menéndez junto a Antonio Domingo Bussi (ya fallecido) fueron las cabezas de mando del Ejército con la específica y concreta misión de detectar y aniquilar a las organizaciones y a personas que se entendieran subversivas, poniendo para ello en ejecución inmediata  las medidas y acciones previstas por el Consejo de Defensa en la Directiva Nº 1/75, para la lucha contra la subversión. Ambos tenían el control operacional de la Policía Federal y Provincial, el Servicio Penitenciario Nacional, Provincial, la Secretaría de Informaciones del Estado Nacional y/o Servicio de Inteligencia Nacional y Provincial.

Cumple actualmente arresto domiciliario en Córdoba.

ANTONIO ORLANDO VARGAS. Director de la cárcel de Gorriti

 El Teniente 1° Antonio Orlando VARGAS ejerció el cargo de Director del Servicio Penitenciario de Jujuy, desde el 24 de marzo de 1.976 hasta el 21 de diciembre de 1.976, siendo reemplazado entonces por Rubén Aníbal Canessa. Por este penal pasaron un gran porcentaje de las víctimas del terrorismo de Estado en Jujuy

Como Director, Vargas era el jefe directo del personal que se encargaba de realizar y hacer cumplir los partes disciplinarios con relación a los detenidos clandestina e ilegalmente en la unidad penitenciaria, donde eran sometidos a sanciones, obligados a permanecer en celdas de aislamiento en forma inhumana, a ser víctimas de torturas y tormentos, sometidos a todo tipo de vejámenes, violaciones, sesiones de interrogatorios bajo tortura y todo tipo de tratos degradantes; bajo el amparo de su persona, garantizando de esta forma el accionar a los torturadores, el grupo represor y el plan de exterminio.

El conocimiento de los hechos aberrantes que se cometían dentro de la Institución a su cargo, resulta evidente puesto que para llevar a cabo tales atrocidades, los autores inmediatos contaron con un notable apoyo, el que partió de la impunidad para llevar a gran cantidad de personas a la celda de aislamiento violando los derechos humanos e implantando una metodología de terror en la Unidad Carcelaria de Villa Gorriti, la misma que se usaba en los centros clandestinos de detención, metodología impuesta por la dictadura militar, y que produjo la más grande tragedia en la historia Argentina.

Está acusado por los delitos de privación ilegítima de la libertad y tormentos en perjuicio de 56 víctimas

Cumple prisión domiciliaria en Córdoba.

MARIANO RAFAEL BRAGA Oficial de Inteligencia del Área 323 

El Teniente Rafael Mariano BRAGA, (a) “Perro”, se desempeñaba como Oficial de Inteligencia del Área 323 –con asiento en el Grupo de Artillería Mecanizada 5 de la Guarnición “Jujuy” del Ejército-. Braga, en tal carácter, decidía quienes eran las personas que de acuerdo a “sus planes” eran consideradas peligrosas y debían “desaparecer o simplemente suprimirse”.

Braga permaneció prestando servicios en nuestra Provincia desde el 3 de diciembre de 1.975, hasta el 28 de enero de 1.977 cuando es destinado a La Rioja.

Tuvo una asidua concurrencia a los tres principales centros clandestinos de detención ubicados en la localidad de Guerrero, en la Central de Policía de la Provincia y en la Unidad Penal de Villa Gorriti, en donde prestaba funciones ya sea coordinando el traslado de los detenidos, interrogándolos e incluso, en algunos casos, torturándolos en forma personal.

Encabezó el pelotón que irrumpió en la casa de ciudad de Nieva de la familia Álvarez García,  donde fue secuestrado Julio Rolando Álvarez García (Causa Álvarez García). Integró también el grupo de tareas en otros secuestros como los del dirigente gremial Carlos Eulogio Villada,  los hermanos Domingo y Miguel Garnica,

Figura en la ex Conadep con el legajo 1106 como represor ilegal en Jujuy. En democracia prosiguió su carrera militar, intentando incluso ser ascendido, pero su pliego fue rechazao por el Congreso de la Nación, por sus antecedentes en la represión.

Apodado “Cara cortada” por una cicatriz en el rostro, Braga en la actualidad cumple arresto domiciliario en Buenos Aires.

JOSÉ EDUARDO BULGHERONI. Oficial de inteligencia del Área 323

El Teniente José Eduardo BULGHERONI, desde el 12 de diciembre de 1.976 hasta agosto de 1.979, se desempeñó como oficial de inteligencia del Área 323 –con asiento en el Grupo de Artillería Mecanizada 5 de la Guarnición “Jujuy” del Ejército.

Tuvo a su cargo la Unidad de Registro Enlace e Inteligencia del Área 323, la cual funcionaba en los predios del RIM 20. Según informes y pruebas recabadas en esa unidad el ex represor desplegó todos los conocimientos que el entonces oficial había adquirido en su “capacitación” para la “guerra sucia” en la tristemente célebre “Escuela de las Américas”, durante noviembre de 1971.

De ahí que su tarea específica era el “registro” de todos y todas aquellas personas sospechada de actividades políticas “subversivos / as”. Como también el “enlace” con diferentes fuerzas de seguridad que tenia como solo objeto coordinar la acciones represivas.

Vale decir que la “inteligencia” estaba destinada a detectar “todos” o “todas” aquellas personas vinculadas a organización políticas o que tuvieran “actividades” que se pudieran considerar como “subversivas”.

Bulgheroni ha sido señalado como uno de los militares que tenía directa ingerencia en el Servicio Penitenciario y, además, interrogaba y torturaba a las víctimas.

En su oficina del RIM 20 BULGHERONI  amenazó de muerte a Rosa Santos Mamaní (Causa Galián), el 18 de julio de 1978, luego de lo cual éste no volvió a ser visto nunca más.

Esta acusado de 25 secuestros y desapariciones durante la dictadura.

Se conoce que  Bulgheroni estuvo vinculado al mundo de la publicidad en Chaco y además prestó servicios como encargado de una Granja Ecológica Educativa de Animales Silvestres en la Base de Apoyo Logístico del Ejercito Argentino en la provincia del Chaco, durante más de una década.

Desde 2009 cumple prisión domiciliaria en Chaco.

Anuncios

Un pensamiento en “Imputados

  1. Esta escoria deberia tener el mismo trato que impartieron cuando se creian los dueños de la vida de nuestros desaparecidos da asco el solo verles la cara…. Carcel comun juicio y castigo para esta inmundicia…. hoy y siempre ni olvido ni perdon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s